Cómo instalar un regulador de voltaje para controlar el hervido del mosto


En el mundo del cervecero casero es bien conocida la conveniencia de un hervido vigoroso. Un hervido fuerte y borboteante favorece la eliminación del DMS (sulfuro de dimetilo), la extracción del lúpulo y forma un mejor turbio caliente.

El problema radica en que tampoco es conveniente un hervido excesivamente fuerte, ya que tendremos una evaporación de mosto muy elevada, lo que no sólo implica una pérdida de litros finales de cerveza sino también una falta de control en la densidad final.

En el factor de evaporación intervienen distintos factores, como:
  • La cantidad del calor que se suministra.
  • La geometría de la olla. Se trata de una relación diámetro-altura. A más chata sea ésta, o sea, más baja y ancha, más evaporará.
  • La cantidad de mosto que introducimos (a más litros, más cuesta calentar).
Por definición, despreciando variables como la diferente presión atmosférica según la altura a la que nos encontremos o el porcentaje de sustancias disueltas en nuestro mosto, consideraremos que éste hierve a la misma temperatura que el agua, es decir a 100 ºC. Una vez suministrada la energía suficiente para alcanzar esta temperatura la que se aplique de más tan sólo va a aumentar la tasa de evaporación.

La mayoría de homebrewers de estar por casa utilizamos ollas con resistencias para hacer lotes de 20 a 50 litros. Cuando la olla no hierve por sí sola con la suficiente fuerza es habitual modificarla en aras a la consecución del tan ansiado hervido vigoroso, lo que suele derivar en una falta de control del hervido.

Si nuestro hervido es excesivamente fuerte nuestra tasa de evaporación será muy elevada. Ya comenté en un artículo cómo calcular la tasa de evaporación de tu equipo para hacer cerveza. El nivel de evaporación se puede expresar en litros o en porcentaje, pero eso sí, relacionado siempre por unidad de tiempo.

Yo en mi caso he tenido tasas de evaporación salvajes. Creo que movernos en unos términos de entre el 8 y el 10% a la hora es más que suficiente.

Como decía anteriormente, al modificar las ollas a lo bruto, perdemos el control sobre el regulador de potencia. En concreto me estoy refiriendo a la modificación de la olla de hervido consistente en aislar la sonda que mide la temperatura. Esto es así porque al aislarla la temperatura que registra siempre es menor que la real, en consecuencia el termostato nunca corta la corriente. Conseguimos de este modo un hervido potente puesto que no se producen cortes, pero por el contrario inutiliza el regulador.

Ante esta tesitura existe la posibilidad de controlar la cantidad de calor que suministre nuestra resistencia mediante la instalación de un controlador digital de voltaje, que no es otra cosa que un aparato que nos permitirá decidir que porcentaje de tensión permitimos pasar lo cual incidirá de manera directa en la cantidad de calor que nuestra resistencia suministra.

Sin enrollarme mucho diré que la ley que relaciona la tensión (voltios), la intensidad (amperios) y la resistencia (ohmios) es la Ley de Ohm.

Ésta dice que la corriente que circulara por una resistencia es directamente proporcional a la tensión que se aplica entre sus extremos e inversamente proporcional al valor de la resistencia. En forma de fórmula:

     V=I*R

Esto quiere decir que si nuestra resistencia es de un valor fijo (que lo es) y con el regulador variamos la tensión que le llega, cuánta más tensión apliquemos mayor corriente circulará por dicha resistencia y a la inversa, menor tensión, menor corriente.

Echas las presentaciones vamos con el montaje. Necesitaremos el siguiente material:
  • Regulador digital de voltaje de corriente alterna para resistencias de hasta 10.000W (dónde más barato lo encontré fue en eBay del Reino Unido, lo mandan desde China, siendo éste el criterio de búsqueda en inglés: AC 220V Digital Voltage Regulator 10000W).
  • Una toma de corriente (en mi caso una base schuko).
  • Un cable con enchufe (que aguante una intensidad elevada –al menos 16 A-, ya que conectaremos la olla que demanda bastante energía, os recomiendo que el cableado del enchufe sea de 1.5 mm2 para evitar un sobrecalentamiento).
  • Cable eléctrico para las conexiones.
  • Una caja en la que hacer el montaje (yo hice una con madera porque voy a instalar también un PID, sino las cajas estancas de superficie son una buena opción).
Las conexiones son extremadamente sencillas. No obstante, mejor que enredarme con explicaciones os pongo el vídeo que hice durante el montaje.



3 comentarios :

borri dijo...

Muchas gracias por tus videos, realmente ayudan a continuar en este mundo.
Estaba ahora mismo perdiendo un 32% en 60 min y la verdad es que es exagerado. Me he comprado el regulador y voy a probar que tal.
Me surge una duda, ¿Hay un mínimo recomendado de evaporación? me refiero a que si es recomendable por lo menos evaporar un 10 o un 15%.

Gracias :)

David Herrero dijo...

Como comento en el artículo controlar tu tasa de evaporación entre un 8 y un 10% parece adecuado. Moverte por debajo de ese nivel lo veo complicado, pues no olvides que el hervido tiene que ser potente.
Se trata de encontrar un equilibrio entre un buen hervido sin que la evaporación sea exagerada. Sólo eso. No te atormentes si tu tasa sea de un 13 ó un 15%. Lo importante es evitar casos como el tuyo con un 32% de pérdida.

borri dijo...

Gracias, intentare buscar el equilibrio entre hervido vigoroso y perdida aceptable. La verdad que un 32 como estoy teniendo ahora es demasiado, estoy montando el equipo para minilotes y es demasiada perdida.

Gracias por tus aportes, son muy instructivos.